Saltar al contenido
Bodegas en  La Rioja

San Millán de la Cogolla

san millan de la cogolla

La Rioja es tierra de vinos. Sin duda se trata de uno de los mejores lugares del mundo para disfrutar de esta bebida dionisíaca. Pero los placeres nunca vienen solos, y esta tierra también tiene mucho más que ofrecer. Cuenta con localidades llenas de estampas preciosas, algunas poco conocidas y no por ello menos recomendables.

Hoy vamos a hablarte de San Millán de la Cogolla, un pequeño pueblo de poco más de doscientos habitantes que fue nombrado Patrimonio de la Humanidad en 1997, por el valor arquitectónico de sus monasterios y, por si fuera poco, por ser también una de las cunas del castellano. Te contamos su historia.

San Millán de la Cogolla y su origen

Este bello pueblo está dividido en tres barrios de gran antigüedad. Destaca el Santurde, de cuya existencia ya se data en el siglo IX. A raíz de la construcción del Monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla fue creciendo: molinos, hospitales y almacenes terminaron convirtiéndose en las casas del pueblo, en lo que se dio a conocer como Barrionuevo. En San Millán se respira cierto halo monacal que llena todo el paisaje, no han desaparecido los aromas medievales en sus casonas y viviendas.

Por último, siguiendo el cauce del Cárdenas río arriba, se estableció Lugar del Río, que destaca por su bucólico aspecto, sus prados, sus choperas y huertas que lo han convertido en un paraíso de la verdura y de la fruta.

Monasterio de Yuso

Es en Santurde donde se erige el Monasterio de Yuso, el más importante de la región. De estilo románico, su construcción comenzó a mediados del siglo IX. Sus orígenes están envueltos en el aura de la leyenda. El rey navarro García III, muy devoto de San Millán, ordenó el traslado de los restos de este santo al Monasterio de Santa María La Real de Nájera. Sin embargo, los bueyes que llevaban la carreta se detuvieron en el valle como si el Santo se negara a abandonar el lugar donde descansaba, por lo que el rey decidió construir el Monasterio de Yuso para que reposara eternamente.

El monasterio fue demolido por completo y se reconstruyó en el siglo XVI en estilo herreriano. Destaca su portada barroca, obra del arquitecto Pablo de Basave, y el conocido como Salón de los Reyes, por los cuatro cuadros de monarcas que contribuyeron a la construcción del lugar de culto. La iglesia es de tres naves, con bóveda estrellada, y el claustro es de estilo renacentista, con bóveda gótica.

Durante el verano, se puede visitar entre las 10:00 y las 13:30 y las 16:00 y las 18:30 horas. En invierno, desde octubre hasta Semana Santa, de 10:00 a 13:00 y de 15:30 a 17:30.

glosas emilianenses

El Monasterio ha sido centro cultural de investigaciones y filólogos. Es la Sede del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (CILENGUA)

Monasterio de Suso

En el actual monasterio se pueden ver vestigios de diversos momentos históricos:  las cuevas rupestres, el primitivo cenobio visigótico , la ampliación mozárabe y después la románica.

escriptorioDurante la Edad Media este monasterio fue centro de cultura y de poder. De su  importante «escriptorio» (lugar donde se daban las perfectas condiciones de luz y orientación para la realización de manuscritos) salieron los primeros testimonios escritos del romance español y del euskera, las llamadas «Glosas Emilianenses»  por eso se dice que San Millán es la cuna de la lengua.

Uno de sus abades más relevantes fue Domingo, natural de la población riojana de Cañas ,  y más conocido como Santo Domingo de Silos.

Suso también se puede visitar.

Cuna de la Lengua

Los remotos orígenes de la lengua castellana hay que buscarlos precisamente en San Millán y su monasterio. Hace aproximadamente un mileno, un monje recibió un códice escrito en latín. Para desentrañar su significado, fue tomando notas como un estudiante bien aplicado. A esas notas las conocemos en la actualidad como las Glosas Emilianenses. Lo llamativo es que están escritas basándose en la lengua del pueblo, en romance, y por tanto pueden considerarse como la primera página de la literatura española.

Sin duda esta condición fue decisiva para declarar a los Monasterio de Yuso y Suso Patrimonio de la Humanidad.

 

Senderismo en San Millán

La Ruta de la Cueva del Santo

Si además del interés por el vino, la historia y la cultura también te gusta practicar senderismo, en San Millán de la Cogolla hay varias rutas muy placenteras. Quizá la más conocida sea la que replica el camino del Santo, que concluye en una pequeña ermita. De una duración aproximada de cuatro horas, no reviste dificultad y está balizada por completo. La ruta parte del Monasterio de Yuso y se encamina hacia Lugar del Río. Por el camino te encontrarás con una zona de descanso con mesas para comer.

Ruta San Millán – Ezcaray

Si eres más aventurero, puedes animarte a recorrer el sendero entre GR-93 Ezcaray y San Millán. La primera etapa, de 16 kilómetros y medio, te llevará de Ezcaray a San Millán de la Cogolla, con paradas en Turza, Pazuengos y Lugar del Río. Cerca de Pazuengos, te sentirás en plena conexión con la naturaleza en medio de sus bosques arbolados. Pero los mejores paisajes quizá se encuentran en el Valle del Oja, un lugar que se quedará en tu memoria.

Dónde Comer y Dormir en San Millán

No te faltarán ni buenos lugares para hacer noche ni restaurantes donde disfrutar de la gastronomía local y, por supuesto, de los vinos que tanta fama han dado a la región. De hecho, en el mismo Monasterio de Yuso puedes alojarte en la Hostería del Monasterio de San Millán, un hotel con solera y de ubicación inmejorable. Si buscas algo más económico, puedes quedarte en la Posada de San Millán o en alguna de las casas rurales de la región.


[su_row]

[su_column size=»1/2″ center=»no» class=»»][su_service title=»Hospederia San Millán» icon=»icon: hotel» size=»18″] Monasterio de Yuso 941 373 277 www.hosteriasanmillan.com
[/su_service][/su_column]

[su_column size=»1/2″][su_service title=»La Posada de San Millán» icon=»icon: hotel» size=»18″] C/Prestiño, 5 941 373 161 – 661 804172 www.lapoasadadesanmillan.es[/su_service][/su_column]

[/su_row]


En cuanto a los restaurantes, te recomendamos In Vino Veritas, cuyo nombre ya indica la tradición de sus vinos. Pero, si quieres dedicarle más tiempo a la cata, no puedes perderte la visita a las Bodegas David Moreno, ubicadas en el valle de San Millán, muy cerca de los Monasterios de Yuso y Suso. No en vano esta conocida bodega, especializada en tempranillos, recibió en 2016 el premio a la «Mejor bodega abierta al turismo».
Bodegas David Moreno Badaran

La visita dura una hora y media, y te permitirá catar sus magníficos vinos y conocer su historia, que comienza hace más de un siglo. Sus calados subterráneos, hechos de paredes de piedra y arcilla, le otorgan unas condiciones perfectas para la crianza, lo que ha derivado en una serie de cosechas excepcionales. En un rincón de la bodega se halla el Santuario Vobiscum, una zona enrejada donde se almacena un pequeño lote de barricas del mejor roble francés.

Localización